Abraham pasó de tener ocho plantas a ser mayor productor de chirimoya

Abraham pasó de tener ocho plantas a ser mayor productor de chirimoya

A 2400 metros sobre el nivel del mar (msnm), Abraham Erquicia produce desde chirimoya, palta, plátano, naranja, mandarina, manzana, durazno, pacay, sandia, papa, trigo, cebolla, tomate y yuca, hasta pitahaya en el municipio de Independencia.

A cuatro horas y media de viaje desde Quillacollo se encuentra el municipio de Independencia; y a 20 minutos de ahí está Pampa Redonda, donde se encuentra uno de los mayores productores de chirimoya y otras frutas de la provincia Ayopaya: don Abraham.

Hace 20 años, él se dedicaba a la producción agrícola de papa, maíz, trigo y otros productos. “Toda la producción solo alcanzaba para sobrevivir”, cuenta.

Posteriormente, se trasladó a la ciudad de Cochabamba para estudiar Agronomía en la Escuela Técnica Superior de Agronomía.

Tras concluir sus estudios, volvió a su tierra natal con la intención de ejercer lo que aprendió de la agronomía. No fue fácil. Para invertir en la plantación de frutas y el terreno, necesitaba capital. Solo tenía ocho plantas de chirimoya.

Con el pasar de los años, ya con familia, invertir en la fruticultura sin ingresos fue insustentable para la subsistencia económica familiar.

Debido a la demora de tres a cuatro años de producción de las frutas, se dedicó a la crianza de toros y gallinas; sin embargo, muchos factores no le favorecieron. Inclusive, migró al oriente por meses para ahorrar algo más.

LA DECISIÓN

Hace 16 años, Gustavo Cárdenas, su docente de Agronomía, visitó su pequeño huerto.

“Él me dijo que la tierra y el clima eran aptos. ‘Estás perdiendo tiempo, de una vez anímate con lo que sabes hacer’, me dijo”, recuerda sonriente y agradecido con su “maestro”. 

Entonces, apostó por la fruticultura. Desde aquel momento se dedicó netamente a plantar y producir variedad de frutas con “manejo técnico”.

Con sus primeros ahorros, compró media hectárea de terreno. Adquirió más plantas y, poco a poco, hizo crecer su huerto.

“Cada cosecha o todo ingreso invertía en la compra de terreno, plantas y mangueras. Los primeros años, económicamente sufrió mi familia”.

Ahora, don Abraham tiene ocho hectáreas de producción de variedad de frutas, verduras, cereales y tubérculos.  En el recorrido de su huerto se puede observar durazno en plena floración, manzanas en etapa de deshoje, plátano, tomate recién cosechado, chirimoya y palta en plena cosecha y variedad de otros productos.

Él planificó el calendario agrícola para tener ingresos durante todo el año. Cada mes, cosecha diferentes frutas y verduras. Toda su familia se dedica al cuidado y a la producción en su huerto, todos los días. Después de muchos años, su esfuerzo da resultados.

Paltas y chirimoyas expuestas durante una feria. / LUIS MAMANI
Paltas y chirimoyas expuestas durante una feria. / LUIS MAMANI

LA FRUTA ESTRELLA

La mayor parte de su huerto está cubierto por la plantación de chirimoya, durazno, manzana y palta. Aplica el cultivo asociado, en el que existe plantación de chirimoya; en el mismo lugar, siembra papa, maíz o tomate.

La mayoría de su cosecha la ofrece en el municipio de Independencia. También tiene clientes en la ciudad de Cochabamba, donde hace entregas de acuerdo a sus pedidos.  

Su producción está certificada por Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag).

Don Abraham junto a otro comunario en la plantación de duraznos. / LUIS MAMANI
Don Abraham junto a otro comunario en la plantación de duraznos. / LUIS MAMANI

DE HASTA 3 KILOS

Don Abraham trabaja para ampliar su huerta y seguir invirtiendo para dar mejores condiciones para su esposa y sus cuatro hijos, que están en la escuela.

“Me gusta lo que hago, es más liviano y da ingresos. Solo hay que esperar unos años para tener los frutos. Estoy pensando tecnificar y mecanizar toda la producción de aquí en adelante”, comenta al concluir el recorrido del huerto. 

Participó en diferentes ferias a nivel departamental. Fue ganador durante seis veces consecutivas en la Feria de Chirimoya y Palta en de Independencia y en Morochata. En cada feria expone su mejor producción: chirimoyas que pesan hasta tres kilos.

Don Nivardo Gallegos es otro productor que emprendió en la plantación de chirimoya y palta. Este año fue ganador de la feria con las mejores muestras.

Así como don Abraham y don Nivardo, en los municipios de Independencia y Morochata existen varios productores que han migrado de la producción de papa a la producción de chirimoya y variedad de frutas subtropicales.

Quienes deseen adquirir los productos de Abraham Erquicia, pueden contactarse al siguiente número: 72246362.

Vía: LOS TIEMPOS

Más artículos