Comandante del Ejército fue relevado de su cargo

Comandante del Ejército fue relevado de su cargo

El general Juan José Zúñiga fue relevado de su cargo anoche como comandante general del Ejército, de acuerdo con fuentes de la Casa Grande del Pueblo y del Alto Mando Militar. Cerca de las 22:15 se conocía la información luego de polémicas declaraciones en las que Zúñiga advertía con detener a Evo Morales en caso de que vuelva a ser candidato a la presidencia de Bolivia.

De acuerdo con información a la que accedió El Deber, Zúñiga incluso ya entregó su despachola noche de este martes, luego de la presión que surgió tanto en esferas internas como externas que consideraron como “muy peligrosas” las declaraciones del jefe militar.

El lunes por la noche, Zúñiga afirmó que Morales no puede volver a ser Presidente y que las Fuerzas Armadas harán cumplir la Constitución Política del Estado, incluso deteniéndolo.

El ahora exjefe militar, en una entrevista con el programa “No Mentirás”, dijo que Morales no está habilitado para postular, ya que fue presidente en dos gestiones. “El Ejército tiene la misión de hacer respetar y cumplir la Constitución Política del Estado. Ese señor no puede volver a ser más presidente de este país”.

Señaló que el Ejército usará todas las herramientas que le otorga la Constitución y las normas para hacer cumplir la Carta Magna, puesto que es el “brazo armado del pueblo”.

Esas afirmaciones levantaron polémica en esferas políticas, especialmente, en el sector ‘evista’ del Movimiento Al Socialismo (MAS). El propio Morales respondió esas declaraciones señalando que “nunca se dieron en democracia” este tipo de amenazas como las del Comandante del Ejército. 

Pidió al Gobierno que esas declaraciones de Zúñiga deben ser desautorizadas por el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Ministro de Defensa, Presidente y Capitán General de las Fuerzas Armadas, sino “se comprobará que están organizando un autogolpe”.

“Nuestra democracia está cada vez en mayor peligro”, advirtió en ese momento el exmandatario.

ACCIONES LEGALES

Antes de conocerse  la decisión de revelar de su cargo al general Zúñiga, el ala ‘evista’ del MAS, rechazó esas declaraciones. El abogado y exprocurador, Wilfredo Chávez, dijo que jurídicamente corresponde hacer las denuncias a nivel internacional y también internamente.

Recordó que la Constitución Política del Estado, en su artículo 245, señala que las Fuerzas Armadas no deliberan y que no realizan ninguna acción política, sin embargo, consideró que  Zúñiga lo habría vulnerado.

Por su lado, el diputado Héctor Arce denunció que la actitud de Zúñiga se compara con la dictadura de Luis García Meza y Luis Arce Gómez. Recordó la frase de Arce Gómez, quien siendo Ministro del Interior de la dictadura, advirtió que adversarios del Estado deberán andar “con el testamento bajo el brazo”.

“Esto a mí me recuerda el golpe de Estado del ’81, del general García Meza o Luis Arce Gómez, que era su ministro y dijo que anden con su testamento bajo el brazo. Es una amenaza frontal a los líderes políticos que hoy sí están facultados de hacer política”, manifestó el parlamentario.

El dirigente del MAS del ala evista, Gerardo García, afirmó que las bases están preocupadas y en estado de emergencia ante las declaraciones del jefe militar y que si se concretara una posible detención de Morales advirtió que las bases “se levantarán”. “No importa que nos maten, vamos a morir, vamos a defender nuestro proceso de cambio y vamos a defender a nuestro hermano Evo Morales”, añadió.

APOLÍTICAS

También el defensor del Pueblo, Pedro Callisaya, se pronunció sobre el rol de las Fuerzas Armadas en la política. Recordó mediante sus redes sociales que, según la Constitución Política del Estado (CPE), “las Fuerzas Armadas no deliberan, ni se inmiscuyen en asuntos políticos”. Además, subrayó la importancia de esta norma en el marco de la democracia y destacó la necesidad de su cumplimiento. 

1981

Fuentes castrenses recordaron que el último caso de un jefe militar deliberando políticamente fue en 1981, en referencia a los militares Luis García Meza y Luis Arce Gómez. A raíz de ese hecho, en 1983 se inició la modificación de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas (LOFA) que sanciona la sedición en la institución castrense.

En este contexto, lo que corresponde ahora es aplicar el retiro obligatorio o ordenar su baja porque ha el general habría cometido el delito de sedición, de acuerdo a lo establece el artículo 122 de la norma castrense.

Via: Correo del Sur

Más artículos