El valle alto apunta a consolidarse como productor de vinos de altura y alta gama

El valle alto apunta a consolidarse como productor de vinos de altura y alta gama

Desde hace casi 11 años, el valle alto de Cochabamba se ha convertido en el epicentro de la producción vitivinícola del departamento con una variedad de uvas de alta calidad. Estas se caracterizan por ser de altura (2.800 metros sobre el nivel del mar) y orgánicas (sin utilizar plaguicidas ni fertilizantes artificiales), lo cual permite fabricar vinos artesanales de altísima gama con proyección nacional e internacional.

Macario Álvarez Reque fue el pionero en la producción de uva con su emprendimiento en Arani, donde comenzó, a finales de 2012, con el cultivo de mil plantines en sus tierras ubicadas en el sector denominado el Elefante Dormido.

Esta idea surgió en la comunidad de Calamuchita Muturayo, situada en valle central del departamento de Tarija, donde Álvarez conoció a José Sánchez Gareca, un pequeño vitivinicultor, quien con el tiempo se convertiría en su mentor.

Sánchez, en entrevista con Los Tiempos, contó que todo comenzó con las visitas guiadas de su pupilo al valle bajo tarijeño, donde tomó impulso la idea de sembrar uva en sus terrenos, en Arani.

El proceso de aprendizaje se intensificó cuando el vitivinicultor tarijeño decidió viajar a Arani para transmitir sus conocimientos en el terreno. Esas visitas fueron durante tres años continuos. En ese tiempo, se inició la siembra de los primeros plantines de vid; la especie escogida para esta etapa experimental fue la uva Moscatel Blanca de Alejandría.

“Viajé por tres años consecutivos a hacer los primeros viñedos en casa del Elefante Dormido y unos cinco más que están en la Rinconada y en San Benito, donde logramos interesarlos a los agricultores”, cuenta Sánchez.

Al ver los primeros frutos de su esfuerzo, Álvarez decidió ampliar su área de cultivo, de 1.000 plantines sembrados pasó a más de 4.000. Además, se ha convertido en un técnico y promotor especializado en vitivinicultura.

Producción actual

A la fecha, el valle alto de Cochabamba cuenta con 10 hectáreas de uva que están distribuidas en Arani, San Benito, Villa Ribero, Cliza, Arbieto, Tolata y Tarata. En esos municipios, se han sembrado siete variedades de uva: Moscatel, Tannat, Malbec, Syrah, Cabernet Sauvignon, Italia y Ribier.

De estas variedades, tres son las que más han interesado a las 12 familias involucradas en la producción vitivinícola: Italia, Ribier y Moscatel. Esta última es una uva blanca con triple propósito, es decir, puede ser utilizada para mesa (consumo en su estado natural), elaboración de singani y producción vino de alta calidad.

Actualmente, el promedio del rendimiento por hectárea es de 25.000 kilos. Eso significa que en los siete municipios del valle alto se cuenta con una producción de 250.000 kilos de uva, lo cual equivale a unos 5.435 quintales, una cifra muy por debajo de la producción vitivinícola de Tarija, que está por encima de los 40.000 quintales.

El 95% de la producción de uva en el valle alto, según datos de Viñedos el Elefante Dormido, es destinado a la producción de una variedad de vinos (blancos, tintos, rosados, dulces, semidulces y otros) y el 5% restante va al consumo local.

Los resultados obtenidos hasta ahora en el valle alto han motivado a que agricultores de otras partes del departamento de Cochabamba sigan los mismos pasos. Es el caso de Mizque, municipio ubicado en la región del cono sur, donde 12 familias que también cuentan con el asesoramiento del vitivinicultor tarijeño José Sánchez están produciendo de manera tecnificada cinco hectáreas de uva con muy buenas perspectivas.

Vía: OPINIÓN

Más artículos