García Linera afirma que ‘es una canallada’ negar que hubo un ‘golpe con masacre’ en 2019

García Linera afirma que ‘es una canallada’ negar que hubo un ‘golpe con masacre’ en 2019

“Una canallada”. Así calificó el exvicepresidente Álvaro García Linera a quienes postulan que en noviembre de 2019 no hubo un “golpe de Estado”, tras la carta difundida por el gobernador cruceño Luis Fernando Camacho de que en la crisis de ese año hubo un “fraude”.

Camacho, quien en 2019 era presidente del Comité pro Santa Cruz y ahora está encarcelado precisamente por la investigación de esos hechos, publicó una “cronología de lo sucedido” y dijo que “nunca se podrá borrar de la historia la pura verdad: no hubo golpe, hubo fraude”.

En el programa “Cable a tierra”, en radio Éxito, el exvicepresidente fustigó a Camacho y señaló que “no solo es un criminal, sino un canalla”. Y criticó a quienes difunden la idea de que no hubo un golpe, ya que están ahí los 36 fallecidos y los más de 500 heridos, todos a bala.

“Eso no es invento, es golpe de Estado y con masacre, algo que el pueblo no olvida”.

El 10 de noviembre de 2019, el entonces presidente Evo Morales fue derrocado, asfixiado por denuncias de fraude electoral, protestas cívicas encabezadas precisamente por Camacho, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas.

Dos jornadas después tomaba el poder la entonces senadora opositora Jeanine Áñez, tras una serie de reuniones extralegislativas. La ahora exmandataria transitoria se encuentra tras las rejas, en el penal paceño de Miraflores, por lo ocurrido en su autoproclamación.

En el caso Golpe de Estado II fue sentenciada, en primera instancia, a 10 años de cárcel. Según las pruebas recabadas por la Fiscalía, asumió la presidencia sin el respectivo quórum legislativo y sin respetar el reglamento de debates de la Cámara de Senadores.

Camacho también está en una penitenciaría, en Chonchocoro. Es investigado por el caso Golpe de Estado I, en el que también figura Áñez. El Ministerio Público indaga en este proceso el derrocamiento de Morales, y el expresidente cívico cruceño es el principal sindicado.

Lo sucedido en la crisis de 2019 volvió al debate luego de que dos legisladores del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS) dijeron que Morales “instruyó” que la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad pidan su renuncia en medio del conflicto.

Ello provocó que opositores como Áñez, Camacho, Carlos Mesa (expresidente y jefe de la alianza Comunidad Ciudadana), el expresidente Jorge Quiroga, entre otros, hablen de un “autogolpe” y vuelvan a querer instalar la idea de que en 2019 hubo un fraude electoral.

“No tiene lógica, no tiene sentido. No solo el supuesto pedido (a la COB y el Pacto de Unidad) del presidente Evo, de un par de diputados que no saben lo que pasó entonces. Es una canallada que hace escarnio y agrede a los familiares de los muertos”, indicó García Linera.

Remarcó que lo sucedido no se podrá borrar, “hagan canalladas de todo tipo. No van a poder borrar de su historial los golpistas que desconocieron a la Asamblea Legislativa”. Ante ello, el exvicepresidente recordó que Áñez recibió la banda presidencial de parte de militares.  

Vía: LA RAZÓN

Más artículos