Hallan ‘chanchullos’ y celulares en el examen de maestros para ascender de categoría

Hallan ‘chanchullos’ y celulares en el examen de maestros para ascender de categoría

Concluida la toma del examen de maestros para el ascenso, el Ministerio de Educación informó que el proceso se realizó con “normalidad y total transparencia”, aunque admitió la existencia de “casos aislados” en que se encontraron suplantación de identidad, “chanchullos” y hasta celulares entre los profesores.

“Lamentablemente, unos cuantos colegas hacen quedar mal al magisterio con el uso de chanchullos. Las y los maestros debemos ser ejemplo para nuestros estudiantes, así que es importante que erradiquemos este mal actuar, que empaña la imagen de los maestros que se presentan y participan en este Examen de Ascenso de Categoría con honestidad y transparencia”, informó el ministro de Educación, Édgar Pary, según una nota institucional.

El examen se realizó el 15 de julio. De acuerdo con los datos de Educación, 58.628 profesores de los subsistemas de Educación Regular, Educación Alternativa y Especial, y de Educación Superior de Formación Profesional se inscribieron. La prueba incluía la presentación de un trabajo de “Experiencia transformadora” (que significaba el 10% de la nota) y una prueba escrita (90%).

EXAMEN DE MAESTROS

“La aplicación del examen, desarrollado el 15 de julio, se ha llevado adelante en el marco de las directrices establecidas con anticipación; con la supervisión de las unidades de Transparencia y notarios de fe pública”, indicó el viceministro de Educación Regular, Manuel Tejerina.

Se anuló las pruebas con irregularidades. “(Las pruebas de) 200 maestros y maestras fueron anuladas puesto que no firmaron sus respectivas pruebas, lo que también es causal de anulación. Todos estos casos se han anulado”, dijo Pary.

Este viernes, integrantes del magisterio urbano marcharon en el centro paceño en demanda de un ascenso automático de categoría y rechazo al examen; Pary indicó que es necesaria una evaluación de los conocimientos.

Vía: LA RAZÓN

Más artículos