Indagan supuesta violación de estudiantes con máscaras a un menor de 12 años en un colegio de Santa Cruz

Indagan supuesta violación de estudiantes con máscaras a un menor de 12 años en un colegio de Santa Cruz

La Fiscalía de Justicia Penal Juvenil, la Unidad de Víctimas Especiales, la Defensoría de la Niñez y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) abrieron una investigación contra cinco estudiantes del quinto de secundaria de un conocido centro educativo de nuestra capital por supuesta violación a otro alumno de 12 años.

Los informes oficiales señalan que el hecho venía registrándose en los baños del centro educativo, en reiteradas oportunidades, desde marzo hasta hace dos semanas.

La denuncia fue confirmada por el fiscal de Justicia Penal Juvenil, Luis Alberto Hurtado.

Esta autoridad se limitó a informar que hay una investigación en curso, pero que por su naturaleza (debido a que existen personas menores) se guarda reserva para no dañar la dignidad de ningún ciudadano hasta que se desarrollen todas las diligencias.

Asimismo, se confirmó la participación de profesionales de la Defensoría de la Niñez, a través de los Servicios Legales Integrales Municipales en la investigación.

 Con máscaras blancas

Todo se descubrió después que la víctima revelara a sus padres el sufrimiento que soportaba.

Inicialmente guardaba silencio, pero tenía una angustia y tristeza por el martirio que estaba pasando, pues fue obligado a callar bajo amenazas, porque de lo contrario los agresores tomarían represalias en su contra.

Tras la denuncia formulada por sus familiares, el menor de 12 años fue atendido por un equipo de profesionales de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

La sicóloga María Regina Roca Vaca Díez fue la encargada de la entrevista al menor y al final emitió un informe y sus conclusiones respecto al hecho tan delicado.

El informe sicológico elaborado por la Defensoría contiene una extensa entrevista a la víctima.

El menor va respondiendo todo y al final contó el sufrimiento que le tocó soportar. Cuando le preguntan si le gusta el colegio, responde que sí y lo más importante para él es el recreo porque puede dialogar y compartir con niños. Además, reveló que tiene un hogar y quiere a su padre, a su madre y a sus hermanos, con los que se lleva bien y disfruta cada día.

Sin embargo, cuando le preguntaron de sus compañeros de curso dijo que son buenos todos. “Los que son malos son los de quinto grado de secundaria. Ellos sí son muy malos, son bien malvados”.

Cuando hizo esa revelación, la sicóloga quedó sorprendida y entonces quedó claro que el menor estaba atrapado por un grave hecho con sufrimiento extremo.

El menor reveló después que cuando ingresaba a los baños en las instalaciones del colegio, empezó a ser víctima de cinco estudiantes de quinto grado de secundaria, o sea de la prepromo, a quienes los describe como altos y flacos.

Lo obligaban a mirar pornografía en sus celulares. Le mostraban a varios niños en diferentes baños del centro educativo. “Yo a veces quedaba paralizado porque me amenazaban para que no diga a nadie”.

En su testimonio asegura que por esa razón no avisaba de lo que sufría a sus profesores. “Me amenazaban con quitarme mi teléfono celular y otras cosas”.

Después el testimonio llegó a lo peor, frente a la sicóloga de la Defensoría de la Niñez. Dijo que fue abusado y que incluso utilizaron objetos para hacerle daño en sus partes íntimas.

Recuerda que este sufrimiento extremo fue obligado a soportarlo en al menos tres oportunidades, desde marzo hasta hace dos semanas. En su testimonio además reveló que al menos 17 veces lo obligaron a mirar pornografía. “Todos eran altos, flacos, estaban con máscaras blancas en sus rostros, no eran barbijos, eran máscaras. A uno logré reconocer”, dijo.

Tras la entrevista, el informe sicológico revela que el alumno de 12 años sufre de ansiedad, abatimiento, tristeza, presión, temor, inseguridad y desesperación.

La Fiscalía de Justicia Penal Juvenil lleva adelante las pesquisas en coordinación con la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen y la Defensoría de la Niñez.

Las investigaciones están en reserva y se conoció que ya hay pistas para identificar a los autores.

Vía: EL DEBER

Más artículos