Uno de los principales narcos de Argentina reconoce que lleva la droga desde Perú con escala en Bolivia

Uno de los principales narcos de Argentina reconoce que lleva la droga desde Perú con escala en Bolivia

Uno de los principales narcotraficantes de Argentina y capo de la ciudad de Rosario, Julio Rodríguez Granthon alias ‘El Peruano’, informó que la cocaína la lleva a ese país desde Perú con escala en Bolivia.

 “La cocaína se trae justamente del país de donde provengo por medio de una avioneta. De Perú hacen escala en Bolivia, de Bolivia hacen escala en Paraguay”, narró al diario Clarín.

Indica que la droga siempre la trae en avioneta y que no es para exportar. “Nunca hice eso. Casi toda quedaba en Rosario y una parte podía ir a San Luis o un poco más al norte”, menciona.

Rodríguez Granthon nació en el Callao (Perú) en 1993 y llegó a Argentina en 2017 con la idea de convertirse en piloto comercial. Una novia que tuvo y que se dedicaba al microtráfico fue el inicio en el mundo delictivo.

“Por entonces trabajaba como remisero (taxista), era remisero trucho en la zona Oeste de Rosario. Esta chica ya andaba en el narco menudeo y empecé a meterme en el tema. Arranqué vendiendo 5 gramos, 10 gramos…. así estuve un año”, dijo Rodríguez Granthon al Clarín.

De ahí, en unos cuantos años logró catapultarse como el principal vendedor de drogas de la ciudad argentina y pese a que está preso desde 2019 en el penal Marcos Paz, de Buenos Aires, por homicidio y tráfico ilícito de drogas, sigue liderando el narcotráfico.

Infobae, citando al Clarín, indica que dentro del centro penitenciario, donde cumple una condena de 21 años, ‘El Peruano’, quien también cumplió con su objetivo de ser piloto, montó todo un centro de operaciones para no detener sus ingresos, los cuales ascienden a los 400 mil dólares al mes. 

Rodríguez Granthon, considerado por las autoridades como extremadamente violento, aunque él lo niega, lidera el narcotráfico de Rosario junto a otros capos también presos: Ariel “Guille” Cantero (35) y Esteban Lindor Alvarado (44).

“Yo siempre apunté al precio y no a la violencia. Teniendo precio, agarras a los clientes. Yo soy una persona con educación, no sé porque me ponen como una persona violenta”, indica ‘Él Peruano’ al Clarín.

Violencia

En los últimos años, la ciudad de Rosario se ha convertido en la más peligrosa de Argentina debido, sobre todo, al narcotráfico.

La ciudad tiene “una tasa de homicidios cuatro veces mayor que el promedio nacional” debido a “una lucha entre bandas por el control del tráfico de drogas en la ciudad”, dice el periodista de La Nación Germán de los Santos a BBC Mundo.

“Hay más de 30 puertos en el área, lo que ha convertido a Rosario en una ciudad donde la droga puede circular ampliamente. Y eso ha impulsado la pugna por el control del tráfico para la venta interna”, agrega el periodista.

La violencia se intensificó en las últimas semanas con el homicidio aleatorio de ciudadanos como represalia a las medidas del gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, para implantar el ‘estilo Bukele’ en las cárceles de su provincia, en referencia a la estrategia del presidente de El Salvador Nayib Bukele para combatir a las maras.

Ante la coyuntura de inseguridad, el Gobierno de Argentina intervino con la creación de un comité de crisis, que envió a Rosario cientos de efectivos de Prefectura, Policía Federal, Gendarmería, Policía Aeroportuaria y hasta miembros del Ejército y la Armada Naval, trabajando en conjunto dentro de un comando unificado, informa EFE.

Se estima que lleguen a un total de 2.000 uniformados. Aunque fuentes del Ministerio de Seguridad informan a EFE de que son cifras estimativas y pueden ser más aún: en resumen, “no se debe revelar el cuánto”.

Ya sea por agua o por tierra, el núcleo más duro de las fuerzas federales argentinas, que prometió días atrás la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, está en Rosario equipado con tecnología de punta y vehículos blindados para reforzar la lucha contra el narcotráfico, añade la agencia EFE.

BD/JA

Vía: Brújula Digital

Más artículos